Buda de la Felicidad: Color y dónde colocarlo en casa

buda de la felicidad

La búsqueda de la felicidad podría considerarse el motor que mueve la experiencia humana. Todas las tradiciones espirituales ofrecen sus propias respuestas ante esta universal aspiración. El budismo Mahayana encuentra en la figura de Hotei, también conocido como Budai, una encarnación de la dicha despreocupada y la fortuna.

Hotei, el vagabundo afortunado

Según la leyenda, Hotei fue un monje errante chino que deambulaba de pueblo en pueblo. Lo hacía con una gran bolsa al hombro, regalando dulces a los niños y ofreciendo sabios consejos a los adultos. Nadie pudo olvidar su enorme barriga y su rostro siempre alegre. Esto le convirtió en todo un símbolo de la abundancia material y espiritual.

Hotei es considerado una emanación del futuro Buda Maitreya, portador de prosperidad y ventura. Ver su imagen se cree que atrae dinero y buena suerte. Por ello es muy popular como figura decorativa.

Rasgos distintivos

En esculturas y pinturas, Hotei aparece invariablemente como un hombre calvo, de prominente abdomen y semblante jovial. Sus ojos están casi cerrados debido a la amplitud de su sonrisa. Este aspecto regordete y despreocupado transmite una sensación de plenitud, como la de aquel que ha alcanzado importantes logros interiores.

Otros atributos característicos son el saco de los deseos que carga sobre su hombro y los niños que suelen acompañarlo, atraídos por su bondad.

El poder del color dorado

Por ser considerado una emanación de Buda, Hotei se representa con el color dorado, el tono de la iluminación y la sabiduría trascendental en el budismo. Combinarlo con el rojo, símbolo de la actividad vital y el regocijo, potencia aún más esa cualidad de magnetismo positivo.

Así, no es casualidad que durante siglos los templos hayan pintado sus puertas y paredes de rojo brillante, para auspiciar la dicha al cruzar sus umbrales.

Dónde ubicarlo

A la hora de elegir un lugar para nuestra imagen de Hotei, los budistas recomiendan situarla cerca de la entrada principal del hogar. También tiene poderosos efectos ubicarlo en el sector del 'bagua', asociado a las finanzas y la prosperidad.

Con solo traer al Buda de la Risa a nuestro espacio vital, pronto experimentaremos en carne propia la verdad del antiguo dicho: "Una sonrisa abre más puertas que las llaves".