Introducción al budismo

introduccion al budismo

El budismo es una de las grandes religiones del mundo. Su fundador fue Buda, o Siddharta Gautama, como se llamaba en realidad. Siddharta nació en la India hace unos 2.500 años y alcanzó un estado de iluminación o despertar espiritual mediante la meditación.

Desde entonces, millones de personas en Asia y en Occidente han seguido sus enseñanzas buscando también su propia iluminación. Si eres nuevo en el budismo, seguramente tendrás muchas preguntas. ¿En qué consiste exactamente? ¿Cómo practicarlo? Hoy te traigo una breve guía para que conozcas sus conceptos básicos.

Orígenes del budismo: Lo que debes saber

El budismo nace con Siddhartha Gautama, un príncipe hindú que lo abandonó todo para buscar respuestas espirituales. Tras años de intenso trabajo interior y meditación, alcanza un estado de profunda comprensión al que llamó "iluminación" o "despertar".

Desde entonces fue conocido como Buda, "el iluminado". Buda descubrió lo que se conoce como las Cuatro Nobles Verdades: la existencia del sufrimiento, sus causas, su final y el camino para acabar con él. Este camino de desarrollo personal y espiritual es el Noble Sendero Óctuple. Las enseñanzas de Buda se extendieron rápidamente por toda la India. Tras su muerte sus discípulos continuaron difundiéndolas hasta el día de hoy, tal y como lo conocemos.

A pesar de que se engloba dentro de las religiones, lo cierto es que el budismo rompe con la noción tradicional de religión. No hay creencia en dioses, y todo se basa en buscar la paz interior de quien lo practica, eliminar el sufrimiento y entregarse a los demás.

Principios fundamentales del budismo

Cómo decíamos antes, el budismo no cree en un Dios creador, pone el foco en la transformación personal de quien lo practica. No se trata tanto de adorar a una divinidad sino de seguir las enseñanzas de Buda para alcanzar la iluminación mediante el esfuerzo y la práctica. Sus ideas fundamentales son:

  • Impermanencia: todo está en continuo movimiento, nada dura para siempre.
  • No-yo: no tenemos una esencia fija, sino que estamos en continuo fluir.
  • Karma: nuestras acciones tienen consecuencias. El bien atrae al bien.
  • Reencarnación: tras la muerte, volvemos a nacer en forma de otro ser.

Estos principios tienen como fin último liberarnos del sufrimiento. Según Buda, éste se origina porque tenemos apegos y deseos que nunca se sacian. Al comprender la impermanencia de las cosas y no aferrarnos a ellas podemos ser más felices.

Tipos de budismo

Con el tiempo surgieron diferentes escuelas o ramas del budismo, siendo las principales:

  • Theravāda: enfatiza la liberación personal siguiendo los textos originales. Propia del sudeste asiático.
  • Mahāyāna: introduce nuevos textos y el ideal del bodhisattva, seres iluminados que posponen su propia liberación para ayudar a otros. Presente en China, Corea y Japón.
  • Vajrayāna: budismo tántrico centrado en ritos avanzados y en la transformación espiritual. Se practica en el Tíbet y Mongolia.

Además de estas tres ramas mayores, en los últimos tiempos han surgido nuevos movimientos budistas en Occidente, como el budismo zen o la meditación Vipassana.

Cómo practicarlo

Más allá de sus diferentes escuelas, hay ciertas prácticas comunes para cultivar el camino budista:

  • Meditación: Lo podríamos llamar instrospección o entrenar nuestra propia mente para alcanzar estados elevados de conciencia. 
  • Conciencia plena: Solo existe el presente. Es lo único que tenemos. 
  • Virtudes como la compasión, la paciencia o la generosidad: contrarrestan estados mentales negativos que nos hacen sufrir como la ira, los celos o el egoísmo.
  • Estudio de las enseñanzas de Buda: mediante textos, charlas de monjes o retiros espirituales en monasterios.
  • El refugio en las Tres Joyas: Buda, su enseñanza (Dharma) y la comunidad budista (Sangha).

El budismo ofrece un completo sistema de desarrollo personal, con el objetivo final de alcanzar el estado de iluminación o nibbāna, un estado mental de amor, sabiduría y paz absolutos, más allá del sufrimiento. Un estado que está al alcance de todos con la práctica adecuada.