Samantabhadra: El Bodhisattva de la Compasión Universal

Samantabhadra

Samantabhadra es una deidad venerada en el budismo Mahayana, especialmente por la escuela Nichiren. Representa la práctica del dharma y la compasión universal. Su nombre significa "bondad y sabiduría universales".

Aunque no tan conocido en Occidente, Samantabhadra encarna ideales sublimes que pueden enriquecer nuestras vidas. Conozcamos más sobre este bodhisattva iluminado.

Origen mítico

Según antiguas escrituras budistas, Samantabhadra nació de un loto blanco en el océano cósmico antes del tiempo mismo. Es uno de los budas primordiales, manifestación del propio universo. Simboliza la verdad y la realidad absoluta. Se dice que renunció a entrar al nirvana para quedarse salvando a todos los seres hasta que alcancen su propia iluminación.

Atributos principales

Iconográficamente, Samantabhadra monta un elefante blanco como símbolo de poder mental y determinación. Tiene seis colmillos que representan la superación de los seis sentidos.

En sus diez manos sostiene atributos relacionados con la meditación y la compasión. Su imagen irradia paz, equilibrio y dicha, frutos de una mente despierta.

Voto primordial

Samantabhadra hizo un voto primordial de establecer a todos los seres en la budeidad. Prometió no cruzar la puerta del nirvana hasta que el último ser del mundo saque su pie del samsara, el ciclo interminable de sufrimiento.

Ese voto compasivo e inconmensurable es la quintaesencia del bodhisattva, aquel que finding la iluminación pero renuncia a ella para ayudar a liberar a otros hasta el final de los tiempos.

Encarnación de la práctica

Más que un buda lejano, Samantabhadra representa la práctica bodhisattva, el camino de sabiduría y compasión que todo aspirante espiritual debe recorrer. No es un ser divino sino un estado mental al que podemos acceder.

Simboliza la unión del gran vehículo y el vehículo de los oyentes, la síntesis del dharma teórico y su aplicación práctica en la vida cotidiana a través de buenas acciones.

El sutra que lleva su nombre

El Sutra de Samantabhadra o Gandavyuha Sutra es uno de los textos más influyentes del budismo Mahayana. Plasma el ascenso espiritual de un joven llamado Sudhana que recibe enseñanzas de 53 maestros bodhisattvas para alcanzar la iluminación.

Este sutra incide que la budeidad no es algo lejano sino un estado latente en todos nosotros, y que requiere esfuerzo y ayuda de otros para actualizar ese potencial.

Veneración en el budismo Nichiren

Dentro de las diversas ramas del budismo Mahayana, Samantabhadra recibe especial atención en la escuela Nichiren. El monje japonés Nichiren, fue su fundador y no dudaba en invocarlo en sus escritos y oraciones.

Para Nichiren, Samantabhadra representa la dignidad fundamental de todo ser y la capacidad innata de manifestar budidad. Como votó, no descansará hasta que todos despierten a esa naturaleza original.

Encarnación de votos universales

Más allá del budismo, Samantabhadra encarna los más nobles ideales de la humanidad: la hermandad universal, la compasión incondicional y la determinación de no cejar hasta que exista paz, justicia y dignidad para todos.

Como activistas por un mundo mejor, ¿no estamos también manifestando ese espíritu de bodhisattva que juró liberar a los oprimidos? Samantabhadra vive en nosotros cada vez que actuamos por el bien común.

Samantabhadra representa nuestro potencial ilimitado de sabiduría y compasión. Esto significa que no pertenece a ninguna religión sino a la condición humana. Es un faro que nos recuerda nuestra naturaleza búdica. Un estado de conciencia superior al que todos podemos acceder con la práctica espiritual adecuada.

Que su imagen nos inspire y ayude a ser mejores personas. Trabajar por un mundo donde ser priorice la verdad, la justicia y la paz. Donde todos seamos reconocidos como iguales, seres interconectados.