Ser buena persona y que te traten mal

ser buena persona

Ser buena persona, es algo que muchos queremos o deseamos. Pero a veces, cuando somos amables, la gente no nos trata bien. Esto puede ser confuso y triste. A veces nos preguntamos, si vale la pena seguir siendo buenos. Este problema es común. Mucha gente se ha sentido así alguna vez. 

Es normal dudar. Sobre todo, cuando vemos que nuestra bondad no es apreciada. Hoy hablaremos sobre cómo ser una buena persona aunque otros no nos traten bien. Veremos por qué pasa esto y cómo podemos seguir siendo buenos sin que nos hagan daño.

Ser bueno no siempre es fácil 

Ser buena persona, significa ante todo tratar bien a los demás. Ayudamos, somos honestos y respetamos a todos. Pero no todos valoran esto. Algunos piensan, que ser bueno es ser débil. A veces la gente se aprovecha de nosotros, por ser buenos. 

Pueden usar nuestra ayuda sin dar nada a cambio. O pueden tratarnos mal aunque seamos amables con ellos. Es importante recordar que nuestro valor no depende de cómo nos traten los demás. Ser bueno es nuestra elección. No debemos cambiar solo porque otros no lo aprecien.

Por qué algunas personas tratan mal a los buenos 

Hay varias razones por las que alguien puede tratar mal a una persona buena. A veces, es porque tienen baja autoestima. Otras veces han tenido malas experiencias y no confían en la bondad de otros

Algunas personas creen que pueden controlar a los que son amables. Piensan que es fácil manipularlos. También hay gente que simplemente no sabe tratar bien a los demás. Entender esto no justifica el mal trato. Pero nos ayuda a no tomarlo como algo personal. El problema está en ellos, no en nosotros.

Poner límites es importante 

Ser bueno, no significa dejar que otros nos traten mal. Es importante poner límites. Esto quiere decir decir, "no" cuando algo no nos gusta. Poner esos límites, no nos hace menos buenos. Nos ayuda a cuidarnos.

Podemos seguir siendo amables, pero sin dejar que nos hagan daño. Aprender a decir "no" de una forma educada, es muy útil. Nos permite tener relaciones más sanas, sin la necesidad de dejar de ser buenos.

Ser fuerte por dentro 

Es importante ser fuertes por dentro para enfrentar el mal trato. Esto se llama resiliencia. Significa poder recuperarnos, cuando algo malo pasa. Para ser resilientes, debemos cuidarnos. Es bueno tener amigos que nos apoyen. 

También ayuda pensar de forma positiva y aprender de los problemas. La resiliencia nos ayuda a no sentirnos mal por mucho tiempo, cuando alguien nos trata mal. Nos permite seguir siendo buenos por elección, no por una obligación.

Buscar gente que nos trate bien 

Es bueno buscar amigos que nos traten bien. Gente que valore nuestra bondad, y nos trate con respeto. No tenemos que dejar de hablar con todos los que nos tratan mal. Pero si es bueno pasar más tiempo, con quienes nos hacen sentir bien. Tener amigos que nos aprecian nos recuerda que ser bueno es valioso. Nos da la fuerza necesaria, para poder enfrentar las situaciones mas difíciles.

Cuidarnos a nosotros mismos 

Es muy importante hacer cosas que nos gustan, y nos hagan sentir bien. Puede ser un hobby, hacer ejercicio o pasar tiempo rodeado de la naturaleza. También es importante, ser amables con nosotros mismos

Tratarnos con el mismo cariño que tratamos a los demás. No juzgarnos duramente, cuando cometemos errores. Estas cosas nos ayudan a sentirnos bien con nosotros mismos. Así no dependemos tanto de cómo nos traten los demás para estar felices.

Ser buena persona cuando otros nos tratan mal no es nada fácil, pero si es posible. Necesitamos ser fuertes y conocernos bien. También debemos mantener nuestros valores sin dejar que nos hagan daño.